Close

Almacenamiento en la nube: ¿cuánta seguridad tienen tus datos?

El almacenamiento de datos en la nube sigue aumentando cada día. Existen servicios que ofrecen la oportunidad de guardar diversos formatos de archivo sin necesidad de llevarlos en ningún dispositivo físico, como los famosos USB.
No obstante, a muchos les preocupa saber cuánta seguridad tienen sus datos cuando los almacenan en la nube.


Cada vez más usuarios acuden a Google Drive, Dropbox, Box, Amazon Drive,Microsoft OneDrive y otros servicios similares para resguardar sus archivos

privados. Por fortuna, estos datos suelen almacenarse con una encriptación que impide a terceros acceder a ellos de forma simple; es decir, que son seguros.

A pesar de que los códigos de cifrado presentan variación dependiendo del servicio, también cuentan con otros mecanismos sencillos que el usuario tiene la posibilidad de aplicar si desea potenciar la seguridad de sus archivos.

Cómo funciona el encriptado

Los archivos subidos por cada persona en algún servicio de almacenamiento
comercial en la nube reciben una codificación particular. Esto significa que sin
la clave específica no existirá forma de descifrar la información, que aparecerá
como un conjunto abstracto sin ningún sentido.

¿Quién maneja la clave de encriptación? Muchos servicios operan la clave, que funciona como llave, de manera que sus sistemas puedan ver y procesar la
información de las personas; asimismo, desbloquean los datos y permiten que
estos sean usados cuando los usuarios ingresan la contraseña configurada.
Por otra parte, está la opción de que el mismo usuario conserve las llaves de
sus datos almacenados.

Se debe tener en cuenta que si alguien obtiene las contraseñas de otro podrá
acceder a sus datos almacenados y manipularlos sin que el afectado se entere.
Además, algunos servicios pueden presentar fallas en sus mecanismos de
seguridad que vuelven sensibles los datos privados.

El control en los usuarios

Con el objetivo de proteger mejor los datos de sus usuarios, algunos
proveedores de almacenamiento en la nube han desarrollado mecanismos
caracterizados porque los usuarios deben cargar y descargar sus archivos
usando aplicaciones específicas que incorporan el cifrado. De esa manera, las
personas guardan las contraseñas de cifrado.
Se trata de servicios menos populares, como Mega y SpiderOak, que siguen
sin ser perfectos porque sus aplicaciones pueden ser pirateadas, además de
que al perder la contraseña no existe posibilidad de recuperar la información.
Las compañías siguen trabajando enfocadas en conseguir una forma óptima de proteger la confidencialidad.

Una mejor protección

Está en manos del mismo usuario tomar una serie de medidas que maximicen
la protección de los datos que almacenan en la nube combinando diferentes
opciones, por ejemplo:

  • Usar un software de cifrado para encriptar la información antes de
    subirla a la nube.
  • Cargar el archivo codificado.
  • Iniciar sesión, descargar el archivo y descifrarlo manualmente para tener
    acceso a la información.

Sin embargo, esto limita que los usuarios usen otros servicios en la nube, como la edición en tiempo real y la búsqueda de archivos guardados. Asimismo, podría haber una modificación de los datos que alteraría el archivo encriptado antes de su descarga.

Un consejo: utilizar el método de encriptación autenticada, que almacena un
archivo cifrado junto con unos metadatos adicionales, con los que el usuario
puede identificar alguna modificación del archivo.

También existen opciones para los usuarios menos expertos en tecnología. Por
un lado, usar un servicio de almacenamiento que incluya software de carga y
descarga con código abierto, aprobado por expertos en seguridad informática; y por el otro, existen programas de cifrado de código abierto para encriptar los datos antes de cargarlos, los cuales suelen ser gratuitos o muy económicos y están disponibles para cualquier sistema operativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *